domingo, 21 de febrero de 2010

1. Una Oportunidad.

-Pequeña, ¿Cuales son tus anhelos?-


-¿Anhelos?, ¿Qué es eso, Dios?-


-Tus sueños, hija, cuales son tus sueños...-


-¿Mis...Sueños?...Bueno...Sueño con que estare con mi madre y mi padre algún día...


-No podria cumplir ese sueño...Lo lamento pequeña...


-No entiendo, ¿Quieres que un sueño se me cumpla?-


-Asi es...Ya que no tuvistes la oportunidad de ver el mundo...Te cumplire un deseo...-


-¿Como los cuentos que me cuenta Ayeilin?-


-Asi es...Pero solo sera un deseo, hija mia...Asi que piensalo bien...-


-No necesito pensarlo, Dios...Pero...¿Ayeilin, Eustace e Ian me acompañaran?...-


-No pequeña, ellos vivieron sus vidas...Aun que la de Ian hubiera sido muy corta...La tuya lo fue mas...-


-Dios, yo no tuve vida...-


-Si, si la tuvistes...En el vientre de tu madre...-


-Solo fueron 5 meses...-


-Lo se, lo se, hija...Ahora..Pide tu deseo...-


-...Deseo...Deseo vivir rodeado de los humanos sin cambiar en ningun momento, Dios...-


-¿Acaso deseas la inmortalidad entre los seres vivos?-


-No, deseo seguir siendo un angel sin cambiar mi edad...-


-Eso es inmortalidad hija mia-


-Pues deseo eso- dijo la pequeña sonriendo


-Muy bien, que asi sea-


-Espera dios...¿Como podre volver?...-


-Hija Mia, si pides la inmortalidad, no podras volver...-


-...Entiendo...Aun quiero...-


La pequeña niña fue envuelta en una luz, su cuerpo crecio lo suficiente para estar entre los seres vivos, todo en ella cambio...Incluyendo su pelo y sus ojos...Que cambiaron de rol...Sus ojos color plateados brillaban por el sol...Su pelor color chocolate claro era tan liso que parecia un millon de hilos...Tenia un vestido color violeta y una camiseta verde cesped debajo...Una cinta azul celeste agarraba todo el pelo, tan largo que le llegaba a la cintura...Y era muy alta...La muchacha no reacciono hasta que vio que no estaba en el mismo parque donde habia estado hace unos momentos...Sonrio feliz al ver que todo habia cambiado...Incluyendola a ella...Que ahora era una joven chica de 16 años de edad...Su nombre devio de ser...O era...Dakotha Deimar...Una chica celestial...Enviada...Para que sus sueños de vivir se cumplieran...Y pudiera...Ver a traves de sus hermosos y raros ojos...Lo que era vivir en tu propio sueño...

1 comentario:

  1. Preciosa historia, ya la sigo. Te amo, hermana.

    ResponderEliminar